Una caída masiva de ciclistas se registró en la primera etapa del Tour de Francia entre Brest y Landerneau. El incidente se registró cuando Tony Martin (Jumbo-Visma), que iba en segundo puesto del pelotón, chocó contra un letrero que portaba un espectador.

Como un castillo de naipes, el pelotón se fue derrumbando. Cerca de 20 ciclistas cayeron en ese momento, mientras que el resto también se fueron al suelo posteriormente o quedaron atrapados en medio de la montonera.

Se calcula que el total de afectados son 110 ciclistas.