El mismo día en que un portavoz talibán anunció que se “respetarían los derechos de las mujeres bajo la doctrina islámica”, medios de comunicación reportaron el asesinato en la calle de una mujer en Taloqan, provincia de Takhar, por salir con ropa colorida y sin burka.

Reportes indican que la mujer, quien se habría negado a cubrirse el pelo y el rostro con la tradicional burka, fue requerida en la calle por talibanes.