Tras un futuro incierto y el temor de la mayoría del pueblo afgano, son miles de personas en Kabul quienes intentan escapar del país. Ante la imposibilidad de lograrlo, han optado por entregar a sus bebés a los soldados pidiendo desesperadamente que los salven.

Las imágenes han impactado al planeta junto a los testimonios de soldados extranjeros que han tenido que presenciar estas escenas y recibir los bebés afganos. Pero el verdadero dolor es al no poder ayudar a todos y ver que hay bebés que quedan atrapados en el alambre de púas.

Según un testimonio de un soldado británico para Independent, muchas madres desesperadas les arrojaron a sus niños y niñas, en medio de las agresiones de los talibanes.

También reveló que al final del día, ninguno de sus hombres pudo sostener el llanto ante lo ocurrido.

Misma situación vivieron los militares norteamericanos quienes comparten el sentimiento e intentan rescatar a los que más pueden.

Sin embargo, el ministro de Defensa de Reino Unido Ben Wallace, explicó que para los soldados es imposible sacar del país a cualquier bebé sin acompañamiento.