Un grupo de delincuentes en motocicletas se convirtió en el terror de los habitantes del barrio Mandalay, en la localidad de Kennedy, sur de Bogotá. Según los vecinos, ya temen salir de sus casas ante el azote de la delincuencia.

La más reciente víctima de estos atracadores fue una familia residente del barrio. El modus operandi de los criminales es llegar primero con dos motos, de las cuales se bajan los parrilleros, quienes encañonan a los pasajeros de los vehículos. Progresivamente, se van sumando más atracadores, imposibilitando que las víctimas puedan reaccionar.

Posteriormente, los delincuentes se dan a la fuga con las pertenencias hurtadas, en medio de la impotencia de los vecinos.

Al parecer, la misma banda de asaltantes también opera en las localidades de Tunjuelito, Usaquén y Suba.